bienvenido Spain welcome English binvenue French willcommen German benvenuto Italian welkom Dutch bem-vindo Portuguese добро пожаловать Russian

- Traductor - - Translater -



viernes, 30 de septiembre de 2016




- CASTILLOS Y FORTALEZAS -


PORTUGAL

- Juromenha -
(Antigua fortaleza)




Historia de Juromenha

Sus orígenes se remontan a tiempos inmemoriales, se cree que pudiera haber sido fundada por los celtas en el año 400 a.C, aunque no hay pruebas de ello. Los vestigios romanos se remontan al año 50 a.c y aunque es improbable podría haber sido fundada por Julio Cesar con el nombre de “Julii Moenia” “Murallas de Julio”. Otra leyenda nos habla de los Visigodos donde estaría el origen de su nombre, cuenta la misma que una Princesa llamada Menha a quien su hermano quería que realizase un juramento indecoroso, le repetía: “Jura Menha, que no” pero a pesar del romanticismo de la historia es improbable pues surgió cuando ya existía el nombre.

En los tiempos musulmanes, Juromenha fue una ciudad importante bautizada como “Chel-Mena”. Aunque el topónimo árabe más acertado seria “Yulumaniya” o “Julumaniya” y este debe ser el origen más certero del término actual Juromenha.

El nombre conoció algunas variantes como Jeremenha, Gerumenha o Jorumenha.

Este enclave de defensa del Guadiana fue conquistado por los árabes, perteneciendo desde el siglo X al Califato de Córdoba.

En el año 1167 la ganó D. Afonso Henriques, volviendo al dominio del Califa Almansor en 1191. No sería recuperada definitivamente para la Corona Portuguesa hasta 1242, año en que la gobernó el Maestre de Santiago D. Paio Peres Correa.

Tras la pacificación de la frontera en 1297, por el Tratado de Alcañices, el Rey D. Dinis mandó reedificar las murallas de tapia revestidas de cantería de granito añadiendo 17 torres cuadrangulares, dominadas por una impresionante Torre del Homenaje de 45 metros de altura, dándole foral en 1312. En 1492 el Rey D. Joâo II confirma la foral. En 1509 Duarte de Armas recoge los datos de la población y el castillo-fortaleza en el “Libro de las Fortalezas".

En el siglo XIV tuvo un papel relevante, en ella se realizaron tres enlaces reales: el de D. Afonso IV con Doña Beatriz de Castilla todavía en el siglo XIII, el de Doña Maria de Portugal con Alfonso XI de Castilla en 1328 (padres del monarca Pedro I el Cruel) y el de D. Pedro I con Doña Constanza de Castilla en 1340.

No existen documentos en los que se haga referencia a Juromenha en la crisis de 1383-1385 ni durante el siglo XV.

El 15 de septiembre de 1512 D. Manuel I concedió a la población nueva foral en Lisboa.

En el registro de 1527-1573 (el más antiguo de Portugal) Juromenha aparece con 600 habitantes.

Debido a la Guerra de Restauración afloraron de nuevo los conflictos entre Portugal y España, potenciando la importancia del enclave de Juromenha. Ante las nuevas amenazas D. Joâo IV amplió y modernizó las fortificaciones según el sistema dominante de la época en toda Europa conocido como “Vauban”.

Descartado el proyecto del ingeniero italiano Pascoeli, se pensó en el Jesuita holandés Cosmander, gran experto en fortificaciones militares pero desbordaba el presupuesto, con lo cual eligieron al francés Langrés que comenzó las obras en 1646.

En 1657 acoge a los millares de Oliventinos huidos de la ocupación enemiga y en 1662 cayó en manos españolas, no siendo devuelto a Portugal hasta la firma del tratado de Lisboa en febrero de 1668.

En 1659 Juromenha fue la protagonista de un trágico suceso al explotar un almacén de pólvora y acabar con la vida de toda la guardia, en su mayoría compuesta por estudiantes de Évora bajo el mando del Padre Francisco Soares “El Lusitano”. En el terremoto de Lisboa de 1755 la fortaleza sufrió graves daños.

En la Guerra de las Naranjas la villa de Juromenha fue conquistada por el mariscal de campo D. Juan Garrafa al mando de las tropas españolas de D. Manuel Godoy, el 20 de mayo de 1801, tan solo dieciocho días después el 8 de junio, se firmaba la paz en Badajoz. Aunque Juromenha no se recupero para Portugal hasta 1808.

Juromenha era la sede de un municipio que aglutinaba a las fregesias de Juromenha, Sâo Brâs dos Matos y la localidad de Vila Real, la reorganización territorial de 1836 disolvió dicho municipio, pasando a depender de Alandroal.Actualmente tanto Villareal como Olivenza pertenecen a España.

Juromenha dejo de ser una Fortaleza de Primera Clase (con una fuerte guarnición militar) en 1837. Desde entonces inició un proceso de declive que culminó en la década de 1920, cuando la población abandonó completamente el asentamiento intramuros del castillo y la fortaleza, implantándose los arrabales en torno a la ermita de San Antonio. Las ruinas pasaron a ser utilizadas como graneros y corrales. En 1950 hubo 1399 habitantes, 1453 en el año 1960, tan solo 929 en 1970 y en 1991 apenas habitaban 181 personas en la Juromenha extramuros.

La falta de agua ha sido uno de los problemas más antiguos de la población, a pesar de ello sigue siendo relativamente rica en trigo y en leña de ahí el dicho popular: “Juromenha, Juromenha, buena de trigo y mejor de leña."

El turista que visite la Fortaleza de Juromenha podrá observar, trechos de murallas y de edificaciones, representativos de sus diversos periodos y estilos constructivos.

De esta forma se distinguen los tramos de murallas de los siglos XIII y XVII.

En esta expedición el viajero descubrirá las ruinas del Ayuntamiento, la Casa del Gobernador, la gran Torre del Homenaje, barbacanas medievales, baluartes, garitas y cañoneras que resistiendo el paso del tiempo nos hablan de la grandeza y la importancia de este gran bastión que fue Juromenha.

Para visitar la Fortaleza, en 1996 el visitante debía pedir la llave en el nuevo poblado, desde 2006 el conjunto se encontraba siempre abierto y actualmente se puede visitar con cita previa.






























































































(Visita realizada el 14 de Septiembre de 2016)


- Fuente de información -

http://alquevarural.com/juromenha/historia